miércoles, 5 de diciembre de 2007

Abandonar

Según la RAE abandonar es "Dejar una ocupación, un intento, un derecho, etc., emprendido ya" pero también es "Caer de ánimo, rendirse en las adversidades y contratiempos"

Según parece una de las cosas que debe dominar cualquier administrador es saber cuando tiene que abandonar un proyecto a tiempo, ya que abandonar cuando ya no hay alternativa es aún peor.

Es difícil darse cuenta. Es una capacidad la de abandonar a tiempo que no se enseña en ningún lado. Y es que no existen las escuelas de perdodores ni las universidades de fracasados, ni siquiera hay seminarios ni puedes viajar a Los Ángeles a aprender el idioma. "Rendirse jamás", "Si quieres puedes", "Luchar hasta el final". Para nuestra sociedad no hay nada heroico en abandonar. Tirar la toalla solo es para boxeadores.

Entonces inocente como un niño que no sabe que Papá Noel no existe, llega un día en que alguien con un exceso de franqueza te lo dice: "Mira tú no vales para ésto, será mejor que te busques otra cosa". Pero como el hombre es el único animal que tropieza un billón de veces con la misma piedra, tú no le haces caso, al fin y al cabo te han educado para eso. Y mientras besas el suelo una y otra vez vas gastando tu tiempo, tu dinero y tus energías.

Y entonces es demasiado tarde, te das cuenta de que solo te queda abandonar. Y lo que es peor, aquel tipo tenía razón, deberías haber abandonado antes. Mierda. ¿Y ahora que hacer?.

¿Volver a empezar? ¿Para qué?


Será mejor no hacer absolutamente nada, que eso, si se me da de miedo.